Se conmemoró el Día Mundial del Árbol

Se conmemoró el Día Mundial del Árbol
Por Gabriela Navarro Manzanal, Encargada de Extensión Científica de la Universidad Austral de Chile, Sede Puerto Montt.

Este domingo 28 de junio se conmemoró el Día Mundial del Árbol, promulgado en Roma en 1969 por el Congreso Forestal Mundial.

Existe en el planeta, una gran preocupación por la conservación y protección del medioambiente. Esto es también un desafío para agricultores, ganaderos y forestales del mundo, que podrían adoptar conceptos productivos equilibrados, atendiendo a aquellas personas que abogan por la protección y el uso sustentable de los recursos naturales.

Relevante es que empresarios del bosque incorporen este nuevo cambio de paradigma, para ello se necesita además del conocimiento de técnicas silvícolas, fundamentos basados en principios como la Ecología Forestal, que ayuden a tomar decisiones correctas y con versatilidad, para satisfacer las exigencias de una sociedad cada vez más consciente de que el equilibrio de la naturaleza es la base de nuestra sobrevivencia en la Tierra.

Los principales beneficios del bosque nativo son la producción de madera; la obtención de productos secundarios del bosque; la regulación de la disponibilidad de agua; la mantención de laderas y suelos; la mantención y desarrollo del hábitat para la fauna silvestre; la mantención de la belleza del paisaje; y la mantención de la calidad del aire como sumideros de CO2. Si embargo, parecieran ser menos conocidas las características del bosque siempreverde, su biodiversidad, el alto grado de endemismo, y que enfrentan importantes problemas ambientales como: la sustitución por especies exóticas; el uso excesivo de leña; los incendios forestales; la tala ilegal de bosque y especies protegidas; y el escaso fomento al manejo del bosque nativo.

La ecorregión del bosque lluvioso Valdiviano es considerada por diferentes organizaciones mundiales como uno de los sitios de mayor importancia para la conservación a nivel mundial, pues enfrenta un considerable nivel de amenaza. Los bosques lluviosos templados del sur de Chile son reconocidos a nivel global como bosques vírgenes, debido a que son uno de los grandes bosques naturales, ecológicamente intactos que aún quedan en la Tierra.

Es así como en el marco de esta efeméride ambiental, adquiere un sentido especial para algunas y algunos, el mensaje de un viejo proverbio zen, que dice… “En esta vida hay que hacer tres cosas: escribir un libro, plantar un árbol y tener un hijo”.





Fuente de la información: Gabriela Quintana Rüedlinger - Universidad Austral de Chile