Súmate a las familias de Acogida

Familias de Acogida
Llaman a Familias de Acogida de FAE El Quillay Osorno a empatizar con la historia afectiva de los niños.

El desarrollo del apego en los primeros años de vida es fundamental para la salud mental. Sin embargo, en los niños, niñas o adolescentes que son separados de su medio familiar de origen y vulnerados en sus derechos, muchas veces éste no se ha logrado satisfactoriamente. De allí la importancia, que las personas que han decidido participar en el Programa de Familia de Acogida Especializada FAE PRO El Quillay Osorno de Coanil, comprendan y promuevan estrategias autoprotectoras durante el ciclo vital de estos niños, niñas y adolescentes.

La vida de un niño que ha sido acogido por una familia de este programa puede tener un gran cambio, sobretodo porque le permite visualizar las dinámicas de buen trato, observar vínculos afectivos positivos y auto sensibilizarse con su propia historia. La psicóloga del FAE El Quillay, Valentina Oyarzo, cuenta que el apego es la capacidad innata que tenemos los seres humanos para poder sobrevivir y desarrollarnos, y que depende de un adulto para que las demandas sean satisfechas.


Físicamente, el apego se manifiesta a través de llamados de atención, como el contacto visual, el llanto, la solicitud de comida, de abrazos, etcétera. En el caso de los menores vulnerados en sus derechos, existe como punto en común las carencias afectivas, ligadas al vínculo de apego que tuvieron con su primera figura significativa.
“Estos chicos presentan dificultades en las relaciones interpersonales, conductas disruptivas, oposicionistas, por lo que debemos concientizar a los cuidadores a que tengan más recursos empáticos, a entender por qué muchas veces están limitados afectivamente y conductualmente para responder a ciertas tareas, especialmente a las expectativas que tienen los adultos. Hay chicos que les cuesta mucho tener demostraciones afectivas, relacionarse e identificarse con el grupo familiar”, relató Valentina.
Es importante que los “padres de corazón” tengan claro que este acogimiento es provisorio, que el niño va a volver en algún minuto con su familia de origen. Sabemos que debe ser difícil, pero les pedimos especialmente a las familias de acogida que se involucran de sobremanera, intentar no tener expectativas en cuanto a los chicos, 
“Primero hay que conocerlos, identificar cómo se relacionan, tener sensibilidad, empatizar, detectar qué necesita este niño, etcétera. El proceso de adaptación entre el menor y sus cuidadores puede llevar unos seis meses, para identificar los intereses, la historia de vida y sus demandas”, dijo Valentina Oyarzo.
La oportunidad de ser familia de acogida está hoy abierta. El Programa Familias de Acogida FAE El Quillay de Osorno invita a la comunidad a sumarse a esta cruzada de amor y protección. El llamado es a darse la posibilidad de brindar un ambiente de contención, cuidado y efectiva protección a niños que han sido vulnerados en sus derechos, mientras se desarrollan procesos de intervención psicoterapéuticos, psicosociales destinados a la reparación de los efectos de las vulneraciones y de fortalecimiento de las competencias parentales de los adultos. 

Súmate a las Familias de Acogida, escribe al faeelquillay@coanil.cl o envía un whatsapp al +56 939233401.


Comunicado de Prensa / Fuente: Victoria Valencia Andrade