6000 Incendios Forestales al año ocurren en Chile

Incendio Forestal
La principal causa de estos desastres es antrópica, es decir, generada por la acción humana y por lo mismo, se debe implementar simples medidas para evitarlos.

En Chile ocurren alrededor de 6.000 incendios forestales, que arrasan con más de 50.000 hectáreas al año, según cifras de la Corporación Nacional Forestal (Conaf). Un dato preocupante que se traduce en pérdidas de vegetación, hogares, escuelas, infraestructura pública, fuentes de trabajo y biodiversidad. A esto se suma que casi el total de este tipo de desastres corresponden a una amenaza “antrópica”, es decir, son causados por la acción humana, a través de sus diversas actividades cotidianas, productivas y de esparcimiento.

El especialista Senior en Seguridad y Salud en el Trabajo de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), Claudio Segura, explica que
“Para que exista el fuego deben existir e interactuar tres elementos: el oxígeno, que está en el aire que respiramos, un material combustible, que puede ser sólido, líquido o gaseoso y una fuente de calor, que puede ser una llama abierta, una brasa, una superficie con temperatura o un equipo eléctrico. Al unirse los tres elementos mencionados generan una reacción en cadena, que se multiplicará en la medida que exista más combustible, en el caso de los incendios forestales, son los árboles y la vegetación en general”.
Por lo mismo, y dadas que las causas de los incendios forestales son totalmente evitables, Segura enumera diferentes consejos para prevenirlos, dependiendo del lugar en que nos encontremos.

Clínica Alemana

En nuestro hogar

Mantener patios libres de materiales y vegetación (pastizales y arbustos en exceso), contar con instalaciones eléctricas en buen estado de conservación y funcionamiento, evitar la quema de basura, evitar el uso de llamas abiertas cerca de materiales combustibles, si realizo fogatas o parrillas, asegurarse de realizarlo en un lugar limpio y despejado, y al finalizar aplicar agua y/o arena para garantizar al apagado de las brasas. Adicionalmente es recomendable contar con extintor de incendios y una fuente de agua a mano, en caso de emergencia.

En nuestro trabajo

Evitar la disposición o almacenamiento de materiales en lugares abiertos y puedan ser alcanzados por fuentes de calor. Mantener los alrededores libres de vegetación (pastizales y arbustos en exceso) o materiales que puedan servir de combustible al fuego.

En los procesos productivos, debe mantenerse el control de las tareas y operaciones que generan calor, sean estas manuales o mecanizadas, ideal es contar con aislación o sistema de protección mientras se realicen labores como soldadura, corte y desbaste de metales, fraguas, trabajos en instalaciones de distribución eléctrica, entre otros. Como medida de protección adicional se debe contar con medios de mitigación de fuego, como extintores, red húmeda e incluso una brigada contra incendio dependiendo de la naturaleza de las actividades realice la empresa.

En nuestras actividades recreativas

Al realizar excursiones, paseos, camping y cualquier actividad recreativa en contacto con vegetación, evitar manipular fuentes de calor, encendedores, fósforos, braseros, fogatas, tirar colillas de cigarro, etc. En caso de ser necesario hacer una fogata, no hacerlo cerca de pastizales o vegetación, se debe limpiar el lugar donde haré el fuego, retirar la vegetación en un radio mínimo de 3 metros, además realizar un cerco con piedras o tierra para rodear al fuego. Una vez terminada la fogata, asegurar que esté apagada aplicando agua y tierra sobre ella. Lo anterior, siempre en lugares donde esté permitido, en ningún caso al interior de bosques con vegetación abundante y zonas protegidas, como parques nacionales o reservas naturales.



Comunicado de Prensa / Fuente: Javier Aguilar Lema.