Salud Mental: Un lujo al que sólo el 20% puede acceder

Diego Gerter
Brechas de acceso, falta de centros de atención y de especialistas, y bajos topes de cobertura de las isapres harán de las enfermedades mentales la próxima pandemia si no se interviene pronto.




La alta demanda que ha experimentado el sector de la salud mental, tanto en el sistema público como el privado, durante el último año producto de la pandemia del coronavirus, ha puesto en evidencia la enorme brecha de acceso a la salud mental en que vive nuestro país.

Antes de la pandemia las enfermedades mentales ya eran la principal causa de licencias médicas (23%) y se estimaba que una de cada cuatro personas las sufría. Hoy, a un año de iniciado el confinamiento, se estima que uno de cada tres chilenos las sufre y prueba de ello es el explosivo aumento que han tenido las consultas médicas de este tipo.

Ya en mayo de 2020 el aumento de consultas había crecido en un 45%, haciéndose evidente que se requiere una mayor cobertura tanto territorial como en los planes de salud. Para la Organización Mundial de la Salud lo óptimo es que exista un Centro de Atención de Salud Mental por cada 40 mil habitantes. Sin embargo Chile registra un Centro cada 140 mil habitantes, concentrándose un 50% de ellos en la Región Metropolitana. En Osorno, en tanto, contamos con dos Centros de Salud Mental para una población de 140 mil habitantes.

Lo peligroso de esto, al igual que todas las enfermedades, es que si no se trata a tiempo, éstas empeoran y los tratamientos son aún más difíciles de obtener. En Chile sólo el 20% de quienes requieren tratamiento por enfermedades mentales han podido obtenerlo. Es decir que el 80% de quienes padecen una enfermedad mental no ha sido tratado adecuadamente y se estima que su condición tendrá un deterioro progresivo.

Según datos de la OMS la brecha de acceso a la salud mental entre ricos y pobres también es notoria y ahonda la crisis. Se estima que las personas de más bajos recursos tienen entre 1,5 y 2 veces más depresión que las personas con mejor acceso a la salud mental.

Es por esto que el diputado de Convergencia Social, Gabriel Boric, presentó un proyecto de ley este martes 13 de abril que establece un el plazo de un año para que el Ministerio de Salud debe crear un plan para promover la paridad de financiamiento de la salud mental y salud física, que reduzca las brechas de acceso que existen. Establece además que los futuros establecimientos de salud consideren áreas de atención para la salud mental y que las isapres y seguros complementarios de salud cubran las prestaciones de salud mental sin discriminaciones, mientras se crea un Seguro Único de Salud Universal.

Si no se hace algo a tiempo, las enfermedades mentales, silenciosamente, se pueden convertir en la próxima pandemia después del Coronavirus. Es necesario legislar ahora por la salud mental de las personas, antes de que sea demasiado tarde.

Comunicado de Prensa / Fuente: Diego Gerter - convergenciasocial.d25@gmail.com


Encuentra a Paislobo Podcast en:
Apple Podcasts
Spotify
iHeart
Google Podcasts
Deezer