Los hombres también necesitamos acabar con el patriarcado

Diego Gerter Rojas
Por Diego Gerter Rojas, Convergencia Social.

La educación sexista recibida tanto en nuestros hogares como en las escuelas y colegios nos ha cegado frente a la injusticia de los privilegios de los que siempre hemos gozado por ser hombres. A partir de la ola feminista, cada vez más hombres empezamos a reconocer esta situación, pero necesitamos ser más. Una sociedad más justa e igualitaria requiere que tomemos conciencia de ello y actuemos en consecuencia, día tras día, para eliminar estereotipos, roles y denunciar las injusticias.

Cuando se conmemora el Día Internacional de la Mujer, cada hombre está llamado a reflexionar sobre los estereotipos que nos marcaron desde la infancia, limitando nuestro desarrollo y sensibilidad. Aceptamos sin cuestionamientos durante años que hubiera juegos para hombres y mujeres, privándonos de la posibilidad de interactuar en plano de igualdad y entender otros puntos de vista. Hasta hace poco la educación era tan sexista que había establecimientos para hombres y mujeres. Hoy parece inconcebible.

Hemos avanzado, pero aún tenemos que abrirnos a entender que la violencia de género sigue arraigada culturalmente e incluso se extiende a la violencia contra las disidencias. No podemos tolerar que siga el acoso ni la violencia de género al interior de la familia, en el contexto educativo ni en los espacios laborales. Tenemos que denunciar siempre venga de donde venga.

El país debe avanzar en el reconocimiento de los cuidados como actividad económica, remunerada y con seguridad social. Sólo de esa forma, hombres y mujeres, en un plano de igualdad, tendremos la posibilidad de ser libres para distribuir nuestros roles dentro del grupo familiar.

La lucha del feminismo es heroica y completamente de las mujeres, pero nosotros también podemos hacer nuestra parte por una sociedad inclusiva, paritaria y no sexista, condenando la violencia de género y la misoginia en todos los espacios en que la atestiguamos. Los hombres debemos trabajar con otros hombres para desmantelar el patriarcado y rechazar la masculinidad tóxica. Porque en definitiva, una sociedad igualitaria con un equilibrio de género justo y equitativo, en término de derechos y oportunidades, es algo por lo que todos deberíamos luchar.


Comunicado de Prensa / Fuente: Convergencia Social.